Nunca había escrito un diario, y menos un diario de trabajo, pero ha sido una experiencia que me ha dado la oportunidad de reflexionar sobre el proceso creativo. De las cuarenta y cinco páginas del diario, del 29 de enero al 17 de junio, que es cuando acabo el guion, he escogido estos momentos porque fueron relevantes en el avance de la historia.

Crear una obra es compartir tu mundo, pero publicar un diario es compartir tus secretos, y ya no me importa. He dejado atrás la etapa del hermetismo y el misterio para entrar en la etapa del hola, ¿te lo vuelvo a explicar?

ladron_de_palabras

29/1/2016

Me había tomado un tiempo para escribir artículos (6) para el blog, desde el 14 de octubre de 2015 cuando acabé mi guión anterior (La mirada), pero ya no podía estar más tiempo sin escribir historias, y hoy he empezado un nuevo guion sobre un tema que no dejaba de darme vueltas desde ese 14 de octubre: ¿qué sé del amor?

4/2/2016

Leo El banquete de Platón. Me fascina la profundidad de las reflexiones de los personajes. Pero fue la intervención de Aristófanes, al que yo había estudiado para hacer la versión de su obra Lisístrata; y al que detestaba porque llevaba la ironía a la crueldad y hasta denunció a Sócrates como corruptor de menores, el que me inspiró de qué amor quería hablar. El amor después del enamoramiento y la pasión. De aquí saqué la premisa del nuevo guion: el amor después del enamoramiento y la pasión pasa por muchas fases, lealtad, miedo a la soledad, hasta llegar a la convivencia como costumbre. Si utilizamos la sinceridad como barómetro de cada fase, yo voy a proponer: en la pasión, la sinceridad tiene que ser absoluta, porque se produce el síndrome de abstinencia amoroso y los amantes harán lo que sea, hasta decir la verdad; para no sufrirlo, en la fase de lealtad hay que decir medias verdades para no perder al otro; se toleran las medias verdades, en la fase de miedo a la soledad hay que mentir porque el otro haría cualquier cosa para no perder la pareja, en la fase de convivencia hay que omitir todo lo que altere la convivencia, no para no perder al otro, sino para alcanzar la paz.

13/2/2016

Comienzo a releer el Quijote. Hace diez o doce años hice una versión para el teatro y tenía un buenísimo recuerdo de aquella experiencia. Ahora se celebra el cuatrocientos aniversario de la muerte de Cervantes y me pidieron que refrescara ideas sobre el autor. He empezado la relectura en el capítulo sesenta de la segunda parte: la aventura de Barcelona, donde es derrotado por el caballero de la Blanca Luna (su amigo Sansón Carrasco disfrazado de caballero) y es obligado a dejar las armas durante un año y volver a su casa. Cuando leía y podía constatar la grandeza de Cervantes, no pensaba en otra cosa que es un deber de cada generación transmitir a la siguiente las grandes obras y los grandes personajes universales de la cultura. La herencia de los grandes es la que nos mejora como sociedad. Como decía Sartre, somos lo que los demás hacen de nosotros. Si potenciamos modelos del pensamiento, del arte, de la literatura a través de la educación, la cultura y el comportamiento político, estamos garantizando que los jóvenes quieran ser grandes como sus modelos.

17/2/2016

Isabel, la joven protagonista de El retrato de una dama, la novela de Henry James ( NW 1843- Londres 1916), en una de sus réplicas le dice a su amiga periodista, Henrietta: “Si algo me afecta con cierta intensidad, yo lo acepto. … supongo que soy un tanto versátil”. Esta idea de mujer se la he robado a H. J. para Lidia, la protagonista de mi historia. Siempre que escribo una historia voy añadiendo adjetivos a los personajes hasta que quedan definidos, casi siempre me propongo diez adjetivos. Isabel ya tiene tres: pesimista, melancólica y versátil. Por eso la reescritura es fundamental para acabar la obra, porque el personaje inicial va evolucionando y cuando la historia está acabada el personaje final tiene que empezar a contar la historia de nuevo como personaje único, acabado, para que sea coherente en cada una de las actuaciones.

24/2/2016

Pienso en la película Carol y más ganas me da de escribir mi historia de amor. Le puse diez adjetivos a la película y le he robado algunos para el personaje de Lidia, que iba por tres (pesimista, melancólica, versátil), ahora es también frágil, pasional, y épica. Ya se está perfilando Lidia y eso hace que me crea lo que dice. En los primeros diálogos, cuando todavía no conozco bien a los personajes, los voy marcando sin consolidarlos. Voy resolviendo el objetivo de cada escena cogiendo los diálogos con alfileres y espero a las reescrituras, que las va pidiendo el mismo personaje: de repente me viene una réplica del personaje de diez escenas más atrás que no es coherente con los nuevos matices o con los nuevos detalles de la biografía y la reescribo. Trabajo, trabajo, trabajo… placentero, pero trabajo.

25/2/2016

Me propuse hacer un guión conmovedor para contrarrestar mis historias anteriores; que, como decía, no dejaba que un personaje fuera feliz más de cinco minutos, y, ayer, me salió la escena más triste que he escrito nunca. Tengo la esperanza de que la escena se me caiga sola, no veo a mis personajes hablando de esta manera:

 

SEC. 6 INT. RETRETE DEL SALÓN DE BODAS. DÍA

Raúl hace el amor apasionadamente con UNA CHICA.

Se escucha la MÚSICA que viene del salón de bodas.

FUNDE A:

SEC. 7- INT. SALÓN DE BODAS. DÍA

Dos PAREJAS bailan por inercia.

En el salón queda poca gente.

Está todo desordenado, caótico y triste.

Unos empleados/as recogen y ordenan el salón.

Lidia está sentada mirando hacia la salida de los lavabos.

Raúl sale de los lavabos ajustándose el traje y ve a Lidia que lo mira fijamente.

A los pocos segundos sale la chica arreglándose el vestido.

Lidia se levanta para irse, él le cierra el paso y corre hacia el lado opuesto.

Él la sigue a toda velocidad hasta el otro extremo del salón.

La alcanza y la obliga a pararse.

Raúl está bebido.

La MÚSICA sigue durante toda le secuencia.

RAÚL

No te voy a decir que no es lo que parece… joder, se me ha ido olla y…

 

Lidia se gira de espaldas para contener la rabia.

LIDIA

¡Vete! No hagas que sienta asco de ti.

RAÚL

(haciéndose la víctima)

Sabía que un día mi arrogancia me la iba a jugar. Déjame decirte lo que siento y luego me iré y si quieres será para siempre.

LIDIA

Déjame en paz, no quiero escucharte. Para ti las mujeres somos trofeos, sólo hay que decirles cuatro palabras bonitas y…

(llora)

Te odio, hijo de puta, ¡vete ya!

Él se va hacia la salida, que está en el otro extremo del salón. Le habla desde lejos.

RAÚL

(tono alto)

(muy seguro)

Ya no volverá a pasar, tú me conoces.

Lidia se queda abatida. Mira hacia la salida hasta que se le pierde la mirada.

LIDIA

(conmocionada)

(mirada perdida)

(habla sola)

(a Raúl)

¿Por qué te he querido tanto? Me has robado el valor para odiarte… ahora correría detrás de ti si volvieses a aparecer… di que estás ahí… y sólo tienes que alargar la mano y yo la pasaré por todo mi cuerpo para hacerte sentir que soy tuya… ¿Pero qué estoy diciendo?, ¿estoy loca…? ¡Hijo de puta, olvídate de mí!

(muy asustada)

Si no puedo dejar de quererte no quiero seguir viviendo.

(pausa)

(llora)

(a su padre)

Papá, ¿por qué ya no estás conmigo? Tú me sacarías de esta mierda de amor que estoy viviendo. En este momento no tengo a nadie en quién creer y hablo sola porque te necesito. ¿Por qué te echo tanto de menos?, ¿y por qué se me está borrando tu cara?, tengo miedo, papá. ¿Ya no soy yo, ya no tengo ideas propias? Siempre decía que ningún hombre me iba a atar y ahora soy un peso muerto en manos de ese tío cabrón. No he opuesto resistencia y he perdido la voluntad, ahora lo pagaré, ¿verdad, papá?,

(pausa)

como tú.

Un EMPLEADO pasa cerca de Lidia y se interesa por ella al verla llorando.

EMPLEADO

¿Se encuentra bien?, señorita.

LIDIA

Sí, estoy bien, sólo es que he bebido más de la cuenta.

EMPLEADO

(haciéndose el gracioso)

Ya, y a los borrachos les da por llorar…

El empleado se da cuenta que ha ofendido a Lidia.

EMPLEADO

Perdón.

 

La escena todavía no está reescrita (falta ajustarla a la construcción final de los personajes, al ritmo y la armonía de las palabras, y a la fuerza del subtexto; que sale de ese deseo profundo que mueve a los personajes y que surge cuando ya no los domino y empiezan a vampirizar mi inconsciente), pero me siento incómodo con los personajes como Lidia. Leí en un análisis de las películas candidatas a los Oscar y decía que La habitación, de Lenny Abrahamson, no debería recibir un Oscar porque es demasiado conmovedora. Eso me dio más miedo a seguir por ese camino. Otro de mis miedos es si estoy traicionando mi estilo del que me sentía tan seguro.

7/3/2016

Vuelvo sobre el estilo y me sigo preguntando cuándo empezó mi desencanto con la condición humana. Recuerdo un poemario muy antiguo, de hace más de treinta años, que se titula 1957 (trata los momentos exactos de mi vida, entre 1957 y 1983, en los que recuerdo cuándo sentí por primera vez el miedo, la muerte, el sexo, el amor, la soledad, etc.), y lo releo, y al final del poemario dice:

“Quiero ir más lejos

porque

volver del pasado es doloroso.

Es un viaje en un barco a la deriva

que acaba encallando en el presente

y después del naufragio

flotan palos

y cadáveres hinchados.”

Leído esto veo que mi desencanto viene de muy lejos.

8/3/2016

He visto la ópera de Wagner El ocaso de los dioses en el Liceo (El ocaso de los dioses es la cuarta parte de El anillo del nibelungo, una historia basada en la mitología y las leyendas germánicas y nórdicas y estrenada en 1876.), la he visto sin pestañear porque desde la primera nota sentí algo que ya había comentado en uno de mis artículos del blog, aprender a disfrutar de las artes y convertir la belleza en necesidad te garantiza la soledad más placentera. Parecía una frase hecha, pero cuando me metí en aquella historia, de codicia, poder, traiciones y sacrificios, que abocaba a los personajes a la tragedia y que desbordaba emociones extremas, no podía dejar de sentir la soledad de ser insignificante ante tanta belleza.

Al final, Brunilda, el amor de Sigfrido e hija del dios Wotan, lanza el anillo del poder al río para que el amor vuelva reinar en el mundo. Cojo la idea, los dioses nos llevan al caos y el amor nos vuelve a encauzar.

9/3/2016

Lidia se presta voluntaria para atender a un paciente contagiado por el ébola. El joven accidentado la ve por la tv. y no cabe de admiración. Fali también ve la escena desde su casa en la tv. Reconoce a Lidia y se queda prendado de ella. Este amor que surgirá entre Fali y Lidia es un descubrimiento para mi manera de contar historias; parece un amor puro y eso no es propio de mis historias. Ahora trabajo a contracorriente porque estos personajes van a ser felices. No sé qué saldrá, pero siento que puedo escribir lejos de mi visión pesimista del mundo y me siento bien. No creo que vaya a crear paraísos, ni amores eternos, pero sí quiero escuchar qué pueden decir personas que se quieren de verdad.

5/4/2016

Leí un artículo sobre el multiamor y he empezado a indagar esta otra forma de

relación amorosa. Encontré un blog interesante y me ha gustado mucho el artículo:
Las mujeres y su inevitable trabajo de repensarse el amor
Repensar el tema del amor me ha ayudado eliminar cualquier prejuicio que pudiera tener sobre las relaciones amorosas.

8/5/2016

Escribiendo una escena del guion en la que Abel, el dueño de pub donde va Lidia, le cuenta a alguien cómo se liga, me vino a la memoria una experiencia de cuando era adolescente. Yo tenía quince o dieciséis años, en aquella época los novios iban un día a la semana a hablar con sus novias a la puerta de la casa de la novia, y los veía hablar y hablar y yo me preguntaba si podría tener novia porque era incapaz de decir dos frases seguidas. Treinta años después escribí el poemario 1957 (donde cuento mi primer recuerdo sobre la muerte, el amor, el sexo, etc.) y en el poemario aparece un poemita sobre ese momento que quería tener novia:

XVII
¿Qué se decían aquellas parejas cada jueves,

allí, casi inmóviles, en el quicial de la puerta?

Pasaban las horas y no dejaban de hablar.

Yo nunca tendré novia, me decía.

La mataré de un silencio.

Ensayaba con los amigos a…

Ensayaba el desamor.

Cada jueves pongo flores a todas las frases de amor que no dije.

¿Por qué estás tan en silencio, amor?

Hoy es jueves y dibujo una flor en el cristal.”

Este diario ha hecho que el poemario 1957 vuelva atener la frescura de cuando lo escribí.

25/5/2016

Recordé que en mi poemario “1957”, el de mis primeros recuerdos, yo definía el amor como formulación química. Y yo me preguntaba por qué me cuesta tanto que mi guion tenga un final feliz. Cuando volví a leer el poema, y vi mi concepción del amor, lo que me extraña es que intente un final feliz.

III

En la siguiente página del periódico leo algo

sobre el amor y los neurotransmisores.

Entre líneas entiendo

que el amor debe de hacer perrerías con las neuronas.

Miro los celajes para recuperar la calma.

La ciencia es fría. Es seria.

Dice que cuando amo sólo estoy formulando:

por eso al besar libero calor

y la reacción resultante me deja aterido

y debo buscarme un catalizador que me evite.

Algún día,

el más inveterado de los deseos humanos

será servido en comprimidos

que se deslíen debajo de la lengua…”

Después de recordar este poema no me cabe duda de que mi lucha por la felicidad de mis personajes es una causa justa. Mis viejos poemas son un puro autopsicoanálisis.

2/6/2016

La primera versión de Contracanto va cogiendo forma. Una de las pruebas de que una historia funciona es que si le aplicas una sinopsis esta refleja la historia que querías contar. La sinopsis del guion es:
Lidia (30 años) adora a su novio Raúl, pero en la boda de su mejor amiga lo descubre con otra mujer. Lidia lo deja, desespera y tiene una mala experiencia con un amigo. Un día conoce a Fali (47 años), un hombre acabado, y vuelve a creer en el amor.

A falta de seis escenas para acabar esta primera versión del guion, creo que se está cumpliendo la idea inicial de que la historia tenga un final feliz.

10/6/2016

Hoy he asistido a una clase magistral de mi profesor de guion de principios de los noventa. Se llama Luis Aller y dirige la escuela de cine Bande a part (calle París 143, Barcelona). Él sólo me dio clases de escritura cinematográfica, pero la clase magistral que fui a presenciar era de dirección. Hablaba, a grandes rasgos, de la evolución del arte del cine desde los años diez a nuestros días, pero fue en el momento que hablaba de Remordimiento (The Broken Lullaby) (1932), de Ernest Lubitsch, (cuenta la historia de un joven soldado francés que mató a un joven soldado alemán y encontró una carta en el bolsillo del soldado muerto, donde aparecía la dirección y, el joven francés, decidió ir a Alemania a pedir perdón a la familia), cuando, en un diálogo entre el padre del soldado muerto y sus amigos, también padres de otros soldados muertos, el padre cuenta que todos los soldados matan porque los padres les han inculcado el odio al otro.

Después de esta escena el profesor dice: yo cuando voy a votar en unas elecciones cojo cualquier papeleta y pongo Ernest Lubitsch. Esta escena es tan impresionante que me hizo pensar cuánta responsabilidad tenemos los padres en la ruptura o continuación de la cadena de los odios.

17/6/2016

¡He acabado la primera versión del guion Contracanto!!!!!!! Han sido siete meses de

trabajo. Ahora viene la reescritura. La escritura de Contracanto ha ido paralela con la

creación de la productora (bucaré producciones), para la que he escrito una docena de

artículos, nueve páginas de teoría (cursos), y un diario (día a día de un escritor) de más

de cuarenta y cinco páginas. Todo este trabajo añadido, los artículos, los cursos y el

diario no han frenado mi trabajo de guionista, más, al contrario, el hecho de analizar mi

trabajo me daba más fuerza y hacía volar más mi imaginación, más que todas las

experiencias que había tenido con los guiones anteriores. ¿Por qué sigo escribiendo

guiones si no he podido realizar ninguno?

  1. The dangers of these is that association, which is how we learnt as a
    child, is something that can happen during that time,
    and it is up to the hypnotiser to be careful about what
    they say and do. Today, all the events are being reported to masses and are being enclosed.
    Every day, several people are inventing something new that is
    bound to change the lives of people even further.

  2. Punjabi newspapers too have reformed themselves as now instead of providing easy and just
    news they now focus more on infotainment. “The current site competition, if the news sites listed, not only to consider cultural factors, and let shareholders to benefit. This site provides wedding professionals with a way to receive up to the minute alerts on trends, discussions, and statistics, emailed right to their inbox.

  3. Master the talisman Hunt Control: beast Bestial Wrath
    now in your pets extra for 30 seconds, and make your pet damage increase of
    21%. For example many people are now describing Twitter as the ‘pulse of the planet’ allowing you to see what ‘people’ are talking about from
    your phone and to contribute to the global conversation from you i – Phone.
    In fact, I think you’ll find a good portion of most papers are simple rewrites of press releases or AP
    stories, with very little real reporting being done at
    all.

Los comentarios están cerrados.